“Hay que seguir pateando alto y levantando la voz para decir que esto es incontenible”


Para que, como prosigue el entrevistado, “después no se quejen de un bloqueo de carretera o tirada de piedras”, sí señor. Hoy se estrena el documental Lucanamarca, (http://lucanamarca.com), de la asociación TV Cultura (http://tvcultura.net/) bajo la co dirección de Carlos Cárdenas y Héctor Gálvez, y nada menos que en Lucanamarca, sí, hoy 8 de mayo. Días antes se realizó esta entrevista en Lima, en un piso seis, detrás de un cielo capitalino aún de verano, parecido al ayacuchano, pero con menos nubes. TodoAyacucho además presenta nueva apariencia. Vale la ocasión para el buen trabajo del largometraje de 70 minutos. Para el trabajo de reclamo, de su esencia fuertemente cuestionadora.

foto: www.todoayacucho.pe

Carlos Cárdenas

Carlos Cárdenas

El documental Lucanamarca se estrenó en Lima el pasado 27 de abril. Los directores Carlos Cárdenas y Héctor Gálvez estuvieron presentes junto con algunos de los protagonistas de los hechos que aborda la película. La presentación estuvo a cargo del doctor Salomón Lerner Febres, ex presidente de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, y actual integrante de la Comisión del Museo de la Memoria. La cita se extendió a lucanamarquinos residentes en Lima, activistas de derechos humanos, colectivos juveniles, autoridades y personalidades políticas y profesionales.

En el inicio del año 1983 69 personas fueron asesinadas en Santiago de Lucanamarca. El documental de 70 minutos muestra la secuela de conflictos, desconfianza interna y otras dificultades que sufrió y sufre la población del lugar.

“Lucanamarca” se estrenó también en noviembre de 2008 durante el Festival Internacional de Cine Documental de Amsterdam (IDFA). Y participa actualmente en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara, en México y Amnesty International Movies that Matter Festival y DOK FEST, Munich. En la Ciudad de Ayacucho el 5 de mayo.

Carlos Cárdenas es presidente de la asociación TV Cultura y ha participado en diversos proyectos de comunicación con organismos públicos y privados. Como documentalista ha participado en la realización de más de 120 títulos. Ha recibido reconocimientos por los siguientes: DESPLAZADOS (1993); NADA PERSONAL (1997); y TAREA PENDIENTE (2003). En 2001 firmó un convenio de colaboración con la Comisión de la Verdad y Reconciliación, trabajo que le sirvió de base para el desarrollo de “Lucanamarca”. Aquí sus respuestas:

mgp.- ¿Cómo empezaste en la producción de este tipo de documentales?

C.C.- Primero fue con el interés de conocer Ayahuanco y hacer allí un documental en especial porque me comentaron de cuando se quemó el pueblo. Entonces decidí visitar el lugar, fui a pie solo y llegué después de cuatro días de caminata, me conecté con la gente, busqué al presidente de la comunidad, hubo descoordinación también. Para ir tuve antes una cita en un río, en la mina cobriza a un lado del mantaro, me fui con el presidente de la comunidad, recuerdo que en ese tiempo lo transmitió el programa La clave, de César Hildebrandt.

mgp.- ¿Cómo ha sido el trabajo de Tv Cultura en todos estos años?

C.C.- Antes Tv Cultura ha trabajado con la Comisión de la Verdad produciendo más de 30 micro documentales sobre temas de violencia, muchos de ellos centrados en Ayacucho. Nos convertimos casi en el aparato de comunicaciones de la comisión. Recuerdo que hicimos uno que se llamó “Huanta 1994”, y trata sobre el tema de la presencia de la marina en Huanta y su estadía en el estadio, del caso de Jaime Ayala, el caso de los evangélicos masacrados en su propio templo, motivo por el cual metieron preso a Ayala cuando protestó. Al poco tiempo encontraron la fosa en Pucayacu con más de 50 cadáveres, incluso Panamericana mostró el tema, entonces hicimos ese documental y otro sobre Sendero en los penales, que nunca salió a la luz, aunque la comisión lo produjo. También entrevistas a senderistas que confesaron arrepentimiento, a líderes como Peter Cárdenas, Feliciano, entre otros. Estuvimos a punto de entrevistar a Guzmán, iba a declarar, pero al final dijo no. Estuvieron a un paso de convenvencerlo, pero se echó para atrás, hubiera sido histórico. En el que le hicimos a Feliciano, él alza diatrivas contra Guzmán calificándolo de “chancho de mierda”. Ellos tenían una super bronca, eran enemigos. Para el documental de Lucanamarca yo fuí a l juicio y vi a Feliciano aparte, no se habla con nadie del Comité Central. Y bueno, también hemos realizado documentales sobre otros temas colaterales, violencia familiar, entre otras cosas, pero también dentro del contexto de la violencia política.

mgp.- ¿Entonces cuál es la visión de Tv Cultura?

C.C.- Somos una asociación de comunicadores sociales. Lo que hacemos desde el comienzo es comunicación social, la que en el tiempo ha ído variando su visión. Al prinicpio en 1986 la idea era hacer educación popular utilizando medios electrónicos. Trabajamos mucho en Comas y Villa El Salvador, zonas populares. Usamos el formato de documental y ficción como una herramienta para el trabajo con la gente. Luego me interesó el tema político porque también hay una visión política dentro de todo, una posición, no partidaria, pero sí política frente a los acontecimientos.

mgp.- ¿A dónde apunta entonces?

C.C.- Apuntamos al mismo lugar de siempre, a la democratización de las comunicaciones, al uso del vídeo, el cine y las nuevas tecnologías como internet para la producción de cultura, para la mirada de los temas y los problemas del Perú, para involucrar a los públicos en un enfoque que ve las comuniaciones como un instrumento de ida y vuelta.

mgp.- ¿Cómo surge la idea de Lucanamarca?

C.C.-Yo ví un afiche con una foto tomada por un comunero, se trataba de un pueblo incendiándose. Sendero quemó el poblado, alguien tuvo el acierto de tomar la foto que luego se publicó. Inicialmente pensé que era en Ayahuanco, por eso busqué gente de allá y fuimos y no había sido eso. Me interesaba esa cosa medio perversa en el discurso del Sendero que defendía a los oprimidos, que quería realizar una guerra del campo a la ciudad, y se dedicó a incendiar y matar y producir masacres conttra la población que decía defender. La foto resumía esa síntesis. Con el tiempo seguí hurgando las posibilidades de realizar un documental pero no llegaban. Lo que hice entonces en Ayahuanco fue reunir un material de 134 minutos con mis propios recursos, pero ya cuando la comisión empieza a trabajar, nosotros nos comunicamos con Comisedh, quienes veían el mismo tema de Lucanamarca. Entonces les propusimos hacer el documental, a partir de su investigación, vimos un buen material. Fuimos el 2001 y después, andando el tiempo, pasaron unos meses, se anunció una exhumación y esto nos ayudó bastante visualmente. El trabajo de edición ha demorado seis años.

mgp.- ¿Por qué tanto?

C.C.- Falta de plata, problemas de recursos.

mgp.- ¿A qué conclusiones han llegado?

C.C.- Producir un documental como Lucanamarca es una cosa no solamente esforzada, sino que te involucras enormemente. Estamos involucrados con la gente de Lucanamarca. El tema implica una de las mayores masacres, entre las más grandes que ha habido en el país y ver lo que ha significado para ese pueblo y lo que sigue significando hasta hoy es todo un tema aparte. Está recontra presente, todo el tiempo. Uno de los personajes en el documental es el hermano de Holegario Curitomay, Honorio, que estuvo viviendo en Lima en la época de los hechos. En abril mataron a toda su familia pero él se enteró en octubre. El tuvo que irse de Lucamanarca porque el estigma de ser un “resto de terruco”, el “hermano de terruco”, lo ha perseguido hasta ahora. Entonces te das cuenta que eso es lo que los activistas llaman para estos casos como una “tortura permanente”. El hombre perdió a toda su familia y no puede enterrarlos en la comunidad. Muchos de los que han visto el documental se dan cuenta que este objetiviza una situación, de que no podemos seguir viviendo de esta realidad. Hasta el momento tenemos buenos resultados, este 8 de mayo lo vamos a presentar en Lucanamarca y bueno, tenía y hasta hora tengo mucho temor de lo que va a suceder, pero Comisedh va a acompañar el proceso.

mgp.- ¿Miedo a qué, y a qué proceso te refieres?

C.C.- A las reacciones que pueden presentarse y no por parte de Sendero, porque en realidad el enfrentamiento es entre miembros de la misma comunidad, enfrentamientos que cuando llega Sendero en esa época se resuelven a tiros, se matan entre ellos. El tema es el efecto, si la comunidad está enfrentada, el documental podría avivar esas luchas. Comisedh garantizará que eso se desarrolle dentro de unos cauces que permitan el diálogo. Vamos a ver qué es lo que pasa luego de la presentacion del 8 de mayo.

mgp.- ¿Cómo resumes el reclamo que hace el documental?

C.C.- En realidad lo que la idea de Héctor y la mía intenta, en nuestra codirección, es que el documental no plantee respuestas, sino muchas preguntas.

mgp.- ¿Qué más?

C.C.- Nuestra pretensión era que el caso de Lucanarma permitiera saber lo que ocurrió y que por igual ha ocurrido en todo el país. No solo en sitios alejados. Las preguntas de Lucanamarca son las mismas que se abren para todos, si miramos alrededor de América Latina, por lo menos en esta parte de la región la cosa ha sido distinta a lugares como en Colombia y otros países.

mgp.- ¿Estás satisfecho?

C.C.- En realidad no. No tenía una idea de cómo iba a terminar, porque tomamos decisiones no complacientes con el espectador. No tiene música, no tiene voz de guía, no tiene créditos, ni nombres de las personas que hablan, aparentemente le falta una serie de elementos que la gente extraña al inicio, pero luego te dejas envolver por la historia y al final esta historia coral de la multitud que te cuenta sin recordar ningún nombre funciona muy bien.

mgp.- Da resultado…

C.C.- Sí, porque más que informativo creo que mueve emociones que están escondidas. Es una propuesta documental, porsupuesto no hemos inventado nada. Por las reacciones creo que el documental se queda como esas ondas de baja frecuencia que viajan muy lejos.

mgp.- ¿Cuánto dura?

C.C.- 70 minutos.

mgp.- ¿Cómo ves a Ayacucho en el futuro?

C.C.- Pucha esa preguna… Ayacucho, es, ummm, digamos, desde el punto de vista de lo que se pueda hacer desde el estado, un tema complicado. Por ejemplo, el documental presenta un tema con la presencia de Toledo en el lugar, no porque fuera Toledo, porque hubiera sido cualquier otro, que igualito no ha hecho nada, fue la presencia de Toledo la que expresa claramente la relación de la comunidad con el estado. Hay dos momentos clave, uno en el que llega Toledo y ofrece de todo y no cumple nada, además sabe que no va a cumplir, lleva a su propia gente, usan a Lucanamarca como telón de fondo para sus políticas en Lima, y la otra figura es cuando la misma gente del pueblo llega hasta la secretaría de palacio a preguntar sobre los ofrecimientos y presentan el memorial y nadie responde. Eso te demuestra que en el Perú lo que ocurre en esas zonas no tiene importancia, a nadie le importa, no les interesa, el tema del abandono es que no les importa y eso cómo cambiará, no lo sé, hay que seguir pateando alto y levantando la voz para decir que esto es incontenible. Después no se queejn de un bloqueo o tirada de piedras.

mgp.- ¿Qué proyectos se vienen?, ¿alguno en Ayacucho?

C.C.- Hay un par de proyectos que estamos trabajando, desde la preproducción, que todavía no quisiera decir los temas, pero sí, vinculados a casos políticos, no de Ayacucho, pero son dos temas muy importantes, uno de contaminación y otro gran tema muy diferente.

mgp.- ¿Qué hay en el discurso de presentación del documental?

C.C.- Vamos con la intención de mostrarlo, la idea es que Comisedh se quede dos años en Lucanamarca porque van a trabajar con el documental para todo el proceso de la memoria…

mgp.-Lo van a utilizar como referente…

C.C.- Así es, ahora que está concluído el documental lo van a usar como una herramienta para otros lugares, para propiciar el diálogo sobre los temas, porque muchas veces se pretende olvidar el asunto, pero es mejor conversar las cosas.

tda/apa/mgp

Avance del documental:

Anuncios

Una respuesta a ““Hay que seguir pateando alto y levantando la voz para decir que esto es incontenible”

  1. Pingback: Lucanamarca, el documental » “Lucanamarca” en Los Reyes Rojos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s